Por qué comprar tu coche de segunda mano en un concesionario

Por qué comprar tu coche de segunda mano en un concesionario

Por qué comprar tu coche de segunda mano en un concesionario

Te facilitamos una guía con todo lo que has de tener en cuenta al comprar el vehículo

 

Un vehículo no es una compra cualquiera, para mucha gente supone una de las inversiones más grandes de su vida, por eso no todos pueden permitirse el lujo de adquirir un vehículo completamente nuevo. Para solventar esta situación, tenemos la opción de comprar un vehículo de segunda mano, una alternativa en la que cada vez confían más usuarios.

 

Para comprar un vehículo de segunda mano es mucho mejor hacerlo en un concesionario que fiarse de un comprador particular. Los concesionarios dan un respaldo profesional, te asesoran y buscan la opción que más se adapte a tus requisitos en base a un presupuesto determinado.

Una opción como Concesionario Segunda Mano Gesticar te ayuda a tener esa certeza necesaria de que vas a hacer una buena compra al elegir tu coche.

 

¿Las razones? Tener la seguridad de que hay profesionales de por medio. Porque al comprar a un particular puede haber taras ocultas en el vehículo, que la mayoría de las personas no sabemos detectar, o incluso estafas.

 

Sin embargo, un concesionario sólo compra el vehículo de un particular si pasa unos exhaustivos exámenes que demuestren que el vehículo está en óptimas condiciones para venderlo posteriormente y tienen personal cualificado para encargarse de las gestiones.

 

La garantía, esa gran desconocida

La compra-venta entre particulares está protegida por el Derecho Civil. La persona que vende ha de confirmar que el vehículo está libre de cargas o que no hay vicios ocultos, y muchos desconocen que aunque se trate de un trato entre particulares, la Ley ampara una garantía de seis meses para el comprador. Pero sólo eso, seis meses y sin el respaldo de profesionales.

 

En un concesionario la garantía será de al menos un año. Sea cual sea el periodo, el concesionario tiene el compromiso de que cualquier defecto que pueda surgir durante ese tiempo y que no fuese detectado en el proceso de compra, sea reparado por parte del concesionario, por supuesto de manera gratuita.

 

Y aquí también hay un aspecto muy importante a tener en cuenta y que muchos clientes desconocen. Hay dos tipos de garantías por parte del concesionario: la que solventa directamente o la que deja en manos de una aseguradora; y en este caso toca lidiar personalmente con la compañía aseguradora, lo que hace el proceso de la reclamación más complicado. Confía por tanto en concesionarios que responden personalmente.

 

Y dentro de este grupo, cuando se hace una compra tan importante como es la de un vehículo, además de buscar opiniones acerca de qué modelo comprar, hay que aprovechar ese paseo por internet para consultar también las opiniones que los usuarios tienen sobre los diferentes concesionarios. Un sitio con buenas críticas te hará lanzarte a la compra del vehículo con mucha más tranquilidad.

 

Revisión del vehículo

Encuentras un modelo que encaja en tus necesidades y a un precio razonable, el siguiente paso es asegurarte de que mecánicamente está todo en orden. Es habitual que con el tiempo vayan saliendo a la luz pequeños fallos. Los vehículos de ocasión que se venden en un concesionario, te ahorran este trance porque ya se han sometido a una profunda revisión, y para cuando el vehículo se pone a la venta está en perfecto estado.

 

Dinero y tiempo ahorrado en gestiones

Si se compra el vehículo a un particular, habrá que hacer al menos una inversión en una gestoría que se encargue de todo el papeleo de cambio de documentación que conlleva el traspaso. Sin embargo, al comprarlo en un concesionario, está parte del gasto está ya incluida en el precio.

 

Con todos estos argumentos, al momento de hacer un gasto de tanto montante es mejor no correr riesgos y acudir a un concesionario serio. La inversión merece la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *